Bizcocho de calabaza

Recetas de bizcocho de calabaza fácil

Bizcocho de calabaza enrollado

Este bizcocho de calabaza es algo que hay que hacer sí o sí en las fiestas familiares. Una especiada plancha de bizcocho relleno de una suave mezcla de queso cremoso azúcar y mantequilla.

Perfecto para la estación más fría, pero ¿porque no? en cualquier momento.

Bizcocho de calabaza enrollado

Ingredientes necesarios para 16 porciones

Para la plancha de bizcocho:

  • 3 huevos grandes
  • 200 gramos de azúcar
  • 140 gramos de puré de calabaza
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • 90 gramos de harina normal
  • 1 cucharadita de jengibre molido
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 2 cucharaditas de canela molida
  • 100 gramos de nueces, finamente troceadas

Para el relleno:

  • 125 gramos de azúcar glas + un poco para espolvorear
  • 250 gramos de queso cremoso, a temperatura ambiente
  • 100 gramos de mantequilla, a temperatura ambiente
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla

Cómo hacer esta receta

Empezamos calentando el horno a 180 ºC con calor por arriba y por abajo. También untamos con mantequilla y forramos con papel vegetal un molde alargado especial para los brazos gitanos. Si no tienes uno y quieres comprarlo, puedes utilizar la bandeja del horno que sirve igualmente.

En una batidora de pie, batimos durante unos minutos los huevos, el azúcar, el puré de calabaza y el zumo de limón, hasta que esté todo suave.

Por otro lado, tamizamos juntos y añadimos la harina, el jengibre, la sal, el polvo de hornear y la canela molida. Mezclamos durante unos segundos más hasta que esté completamente integrado.

Extendemos la masa sobre la bandeja forrada, y lo alisamos con una espátula para que tenga el mismo grosor. Espolvoreamos las nueces picadas sobre la masa y lo introducimos en el horno caliente durante 15 minutos, hasta que veamos que esté dorado y al insertar un palillo, salga limpio.

Una vez sacado la plancha de bizcocho del horno, lo invertimos sobre una rejilla (sin retirar el papel), y antes de que enfríe, lo enrollamos con ayuda del papel vegetal para que mantenga la forma y no se rompa una vez frío.

Introducimos el bizcocho enrollado en el frigorífico durante unos 45 minutos para que enfríe completamente con la forma.

Mientras enfría, preparamos el relleno. Con la misma batidora, batimos el azúcar glas, el queso cremoso, la mantequilla y el extracto de vainilla durante unos minutos, hasta que veamos que ha aumentado de tamaño y está suave.

Cuando saquemos el bizcocho de la nevera, lo desenrollamos y con una espátula extendemos el relleno por una cara. Con cuidado de no partirlo, volvemos a enrollar el bizcocho tal como estaba y lo volvemos a meter en la nevera para que se endurezca y se pueda cortar y servir.

Espolvoreamos azúcar glas por encima antes de servirlo.

Consejo.

Si se ha roto por alguna parte, puedes taparlo con un poco de relleno, nata montada o chocolate derretido.