Bizcocho de calabaza

Recetas de bizcocho de calabaza fácil

Tarta de calabaza y queso

Una tarta de calabaza y queso que une lo mejor de la tarta de queso y lo mejor bizcocho de calabaza. ¡Simplemente divino!

Ingredientes:

Tarta de calabaza y queso

Para la tarta de queso:

  • 448 gramos de queso en tarrina tipo Philadelphia, a temperatura ambiente
  • 150 gramos de azúcar
  • 60 gramos de yogur natural
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 cucharada de harina
  • 3 huevos L

Para el bizcocho de calabaza:

  • 180 ml de aceite de girasol
  • 200 gramos de azúcar moreno
  • 2 huevos grandes
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 320 gramos de puré de calabaza
  • 125 gramos de harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 y 1/2 cucharaditas de canela molida
  • 1 cucharadita de jengibre molido
  • 1/4 cucharadita de sal

Para el glaseado de queso:

  • 112 gramos de queso en tarrina tipo Philadelphia a temperatura ambiente
  • 2 cucharadas de mantequilla sin sal, ablandada a temperatura ambiente
  • 240 gramos de azúcar glas, tamizada
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1/8 cucharadita de sal
  • 1-2 cucharadas de leche
  • Nueces picadas, opcional

Indicaciones paso a paso:

  1. Encendemos el horno a 180 ºC. Engrasamos con mantequilla un molde redondo (desmontable) de 22 cm y ponemos en la base una lámina de papel vegetal.
  2. También envolvemos firmemente la base por fuera con papel de aluminio para evitar que se salga la masa. Reservamos.
  3. Vamos a hacer la tarta de queso primero. Para ello, batimos con la amasadora y el batidor plano, el queso y el azúcar a velocidad media durante unos 3 minutos, hasta que la mezcla esté suave y cremosa.
  4. Incorporamos el yogur, la vainilla y la harina, y batimos justo hasta que esté integrado.
  5. Bajamos la velocidad y añadimos los huevos, de uno en uno, batiendo después de cada adición hasta que sea homogéneo. Reservamos.
  6. Hacemos ahora el bizcocho de calabaza. Hacemos lo mismo. Batimos el aceite, el azúcar, los huevos, la vainilla y el puré de calabaza, hasta que tenga una textura uniforme. En otro recipiente, tamizamos la harina, el bicarbonato, la sal y las especias, y vertemos los ingredientes secos a la masa líquida batiendo hasta que no queden grumos. No sobremezcles.
  7. Vertemos 1/3 de la masa del bizcocho de calabaza en el molde preparado. Encima de la masa, añadimos a cucharadas, la mitad de la masa de queso. Sobre esto otro tercio de masa de bizcocho de calabaza, el resto de la de queso y por último la de calabaza. No tiene que quedar perfecto ni hay que removerlo con un palillo.
  8. Ponemos el molde sobre una gran fuente a la que vamos a añadir agua caliente para crear un baño María. El papel de aluminio evitará que entre agua dentro del molde.
  9. Introducimos todo en el horno durante 65-75 minutos o hasta que el centro esté hecho. Si notamos que se empiezan a quemar los bordes, le ponemos un trozo de papel de aluminio por encima.
  10. Cuando la tarta esté hecha, apagamos el horno y abrimos un poco la puerta del horno, dejando la tarta dentro durante 1 hora. Después de ese tiempo, la sacamos del horno y dejamos que enfríe completamente a temperatura ambiente.
  11. Introducimos el molde en el frigorífico durante por lo menos 6 horas, y luego lo desmoldamos con cuidado.
  12. Podemos hacer el glaseado con antelación y guardarlo en el frigorífico tapado. Batimos en la amasadora a velocidad alta el queso y la mantequilla juntos, hasta que estén suaves. Incorporamos el azúcar glas, la vainilla y la sal, y seguimos batiendo lentamente durante 30 segundos, y cuando esté incorporado, aumentamos la velocidad y batimos hasta que esté cremoso. Podemos incorporar la leche, dependiendo de la textura que queramos el glaseado.
  13. Cuando la tarta esté fría, lo extendemos por encima y lo cubrimos con las nueces. Servimos.